7/10/08

Adonai, Eloim, Dadme Fuego.


El mejor libro del mundo sería aquel que empezases a leer por el capítulo que se te antojara y su historia no perdiese sentido.
Imagina que por muchas veces que lo leyeses, cambiando el orden en mil maneras y ocasiones, arrancando páginas incluso, pudiese guiarte a través de todas la espirales y esferas.
Te mostraría las mismas cosas, los mismos viajes con facetas antes no analizadas.
Exactamente así tiene que ser caminar de la mano con el fuego del alma y de las supernovas.
Lástima que ya esté inventado y sujeto a otros cánones y dictados.

2 comentarios:

  1. En ninguna de sus páginas figuraría la palabra fin.

    ResponderEliminar

Comenta, mamífero!