6/10/08

La Caja de Hueso.


Guardaba unos cuantos gritos de dolor para el final, también unas lágrimas y cuatro o cinco insultos. Pensaba en la preparación, en la mentalización, relajación y respiración.Todo para celebrar el momento y disfrutar de una partida como mínimo lógica y serena.

Tengo una muela podrida y me duele contínuamente. Se meten trozos de alimento cuando estoy masticando y a menudo veo destellos de brillo azul doloroso que me hacen maldecir y chillar constantemente. Después vuelvo a preguntarme si ésto no será otra prueba de selección a la que nos somete la vida para entrar en cualquiera de los selectos círculos infernales.

El otro día metí la cabeza de un alfiler en el agujero de la muela, con intención de aliviar presión y por error toqué el nervio y el tejido blando. El dolor fue atroz, indescriptible.

Ví a Dios. Descifré el cuadrado mágico de Gaudí. Canté una salmodía de Abracadabras y al rato me desmayé. Cuando desperté, la revelación había desaparecido y en su lugar sostenía una caja en la mano.

Aún no la he abierto, prefiero esperar. Cuando vaya con el Diablo se la daré.
Soy un Traidor entregándole secretos de estado a los demonios.
Soy la Puta de Lucifer, le he robado una flor al Cielo para plantarla en el Infierno.
Soy un Pecador por Gracia de Dios.

El dolor en mi encía está aumentando.
Duele más que unas manos golpeando cristal para escapar del fuego.

2 comentarios:

  1. No es putrefacción. Se trata de simbiosis.

    ResponderEliminar
  2. Joder, más que un dolor de muelas parece un colocón de banisteria caapi...

    ResponderEliminar

Comenta, mamífero!